Esclerosis Múltiple   

   Quiénes Somos   

   Servicios   

   Publicaciones   

   Eventos   

   Comunicación   
LOTERÍA DE NAVIDAD - Nº 94357
05/10/2018
COMPRA YA TUS PARTICIPACIONES

RESIDENCIA Y CENTRO DE DÍA FADEMA
01/06/2018
RESIDENCIA y CENTRO DE DÍA

Entidades Colaboradoras
CAIDEM: CENTRO DE APOYO A LA INVESTIGACIÓN

Inicio / Eventos
  Noticias
volver
UN ANTIDEPRESIVO PODRÍA SERVIR PARA TRATAR LA EM PROGRESIVA
[08/03/2018]
 

CIENTÍFICOS CANADIENSES HAN HALLADO UN MEDICAMENTO ANTIDEPRESIVO QUE PODRÍA SER BENEFICIOSO PARA LAS PERSONAS QUE TIENEN ESCLEROSIS MÚLTIPLE PROGRESIVA

En los últimos años, ha habido importantes avances en el tratamiento de la forma más habitual de Esclerosis Múltiple: la remitente recurrente (EMRR). No obstante, los avances relativos a las formas progresivas de la EM (tanto primaria como secundaria) han sido limitados. En su mayor parte, los ensayos que han puesto a prueba tratamientos actuales para la EM recurrente no han tenido buenos resultados, con la salvedad de ocrelizumab, recientemente aprobado por varios países para el tratamiento de la EM progresiva.

Una posible explicación para esto es que se cree que los mecanismos subyacentes de la EM progresiva son muy diferentes de aquellos relativos a la forma remitente recurrente de la EM; la EM progresiva presenta una implicación menor del sistema inmunológico y una mayor degeneración de las células nerviosas.

En un esfuerzo por encontrar un nuevo tratamiento para la EM progresiva, un grupo de científicos canadienses ha estudiado mediante cribado 249 fármacos ya utilizados para tratar otras enfermedades a fin de comprobar si podrían influir sobre algunos de los mecanismos subyacentes de la EM progresiva. Es lo que se conoce como «reposicionamiento de fármacos», es decir, el uso de un medicamento conocido para tratar una enfermedad diferente. La ventaja del reposicionamiento de fármacos radica en que el medicamento ya suele haber superado todos los controles de seguridad y, por tanto, se agilizan los ensayos clínicos y los trámites de aprobación por parte de las autoridades competentes.

EL PROCESO DE ESTUDIO

En este estudio, publicado recientemente por la prestigiosa revista Nature Communications, los científicos partieron inicialmente de 1.040 medicamentos. A continuación, descartaron aquellos que no pudieran administrarse por vía oral y que no pudieran atravesar la barrera hematoencefálica, que redujo la cantidad a un total de 249. Seguidamente, el equipo puso a prueba la capacidad de estos 249 fármacos para proteger las neuronas de una serie de escenarios dañinos. A través de este proceso, identificaron 14 fármacos que podrían proteger las neuronas y, tras nuevos ensayos, esta cantidad quedó reducida 4 medicamentos. El paso siguiente fue establecer si estos 4 medicamentos podrían influir en determinadas células inmunitarias que participan en la EM progresiva. Así se consiguió reducir la lista a un único fármaco: un antidepresivo llamado clomipramina.

El equipo de investigación fue entonces capaz de someter este prometedor candidato a nuevos experimentos, más complejos y costosos, necesarios para determinar si la clomipramina podría frenar el avance de la enfermedad.

Para establecer esta cuestión, los científicos utilizaron ratones con dos tipos diferentes de trastornos similares a la EM progresiva. En ambos modelos, la clomipramina fue capaz de reducir la gravedad clínica de la enfermedad, incluida la reducción de la progresión de la discapacidad. Sus resultados sugirieron que esto podría deberse a una reducción en la cantidad y la actividad de las células inmunitarias que se desplazan por el cerebro y la médula espinal. También se observó una menor degeneración de las células nerviosas en los animales tratados con clomipramina.

Este estudio resulta muy prometedor; no solo porque ha identificado un posible medicamento que puede ser beneficioso para personas que padecen las formas progresivas de la EM, sino también porque ha establecido un planteamiento minucioso y sistemático que se podría utilizar para estudiar otros grupos amplios de medicamentos y encontrar fármacos que se pueden reconvertir para tratar la EM.

Aunque esta investigación todavía no ha alcanzado la fase de ensayo clínico, el hecho de que incluya pruebas con compuestos conocidos significa que estos podrán pasar con mayor rapidez del laboratorio a la etapa de ensayos clínicos.

FUENTE: Esclerosis Múltiple España (http://www.esclerosismultiple.com)
Federación Internacional de Esclerosis Múltiple (www.msif.org).

 



 
   Fundación Aragonesa de Esclerosis Múltiple - C/ Pablo Ruiz Picasso 64, 50018 Zaragoza - Tel-Fax: 976 742 767